D. Nofal: "Sarkozy, a contramano de la historia"


En este caso, no publico un artículo hecho por un historiador, sino por el escritor y periodista argentino Dardo Nofal.
Este artículo de opinión, me ha parecido una valiosa observación sobre la política llevada a cabo por el presidente francés, Nicolás Sarcozy.
En opinión del escritor tucumano, la política de nacionalismo vs. globalización llevada a cabo por Sarcozy -con medidas ya aprobadas como la ley de memoria de la Resistance comentada en un artículo anterior de Gloria Soler- no es una solución viable a la situación actual ni una alternativa a la globalización, sino algo "caduco" y ya superado, por lo que se extrae del artículo. Nofal considera que Sarkozy, "sutilmente elogia -sin decirlo taxativamente por supuesto- las plataformas ideológicas desde las cuales partieron el nazismo, el fascismo y otras pestes que asolaron el siglo XX".

Pero, ¿cuál sería una solución viable a este proceso, que por unos se considera progreso y por otros decadencia?, ¿se debe buscar la solución en el pasado, o se debe "construir" una alternativa novedosa con el consenso de los países de un mundo globalizado, o se debe esperar a que el mercado regule "equitativamente" los recursos mundiales, según los defensores del liberalismo?.

A continuación publico la opinión del escritor argentino, es este aspecto concreto sobre la iniciativa francesa:

Cada vez que en este discurso de Nicolás Sarkozy se refiere a los cambios que la globalización ha producido en el mundo, provoca estremecimiento, porque al fin y al cabo está describiendo el proceso que ya nos puso en el centro del más grande desconcierto que la civilización occidental haya tenido. Esos párrafos pintan de cuerpo entero a un tipo de poder, armado sobre la base mafiosa, en el que los contribuyentes se incorporan y los que se resisten a desaparecer. Ese poder, sin embargo, ya no tiene la brutalidad de la acción militar invasora que el planeta sufrió durante milenios, sino que basa su dominio en los portentos de la tecnología comunicacional. Con ella, los centros del gobierno "global" van derrumbando dioses, valores culturales, tradiciones construidas en siglos. El programa se va cumpliendo de manera imperceptible para el ciudadano desprevenido, que es mayoría casi absoluta en cualquier país, incluyendo a los más desarrollados. Y tiene como paradigma el nuevo dios: el dinero, con su carga de tentaciones, con su decreciente bienestar y un hilo conductor que es el individualismo como clave del éxito. Todo es personal, en la mente del hombre de este tiempo. Nada es social. El "sálvese quien pueda" es la ley, no proclamada, pero impuesta por el inmenso aparato de la difusión, introducido como un ariete en el living, el comedor y el dormitorio de un hogar. En todo eso, Sarkozy acierta con su exposición. Hasta que empieza a mencionar la solución que propone: regresar al sagrado sentido de Nación, a la imposición del orden, a la restauración de la moral, a la imposición del esfuerzo como punto de partida para cada ser humano. Entonces su discurso va ingresando en una zona que provoca tal vez más temor que el mundo que acaba de describir. Porque regresa a conceptos que ya hundieron varias veces a la humanidad en mares de sangre, en océanos de fanatismo nacionalista y moralina descalificadora. Sarkozy condena a la izquierda heredera del Mayo Francés del 68, mientras sutilmente elogia -sin decirlo taxativamente por supuesto- las plataformas ideológicas desde las cuales partieron el nazismo, el fascismo y otras pestes que asolaron el siglo XX. Cuando Sarkozy habla de poner orden, no me suena igual que el orden que buscaban, en sus países Ghandi y Nelson Mandela, coincidiendo como una ironía, con los postulados sustanciales de la Revolución Francesa: libertad, igualdad, fraternidad. Sarkozy tienta un regreso a la Nación en un sentido de encapsulamiento, en medio de las aperturas que sugiere la globalización, aun a costa de conflictos que asustan y desconciertan. La formación de bloques regionales va cambiando las reglas de juego político y económico en el planeta. Sarkozy, a contramano de la historia.

FUENTE

NOFAL, Dardo. Sarkozy, a contramano de la historia [en línea].[Argentina]: elsigloweb.com, 2007 [Consulta: 30/07/07] http://www.elsigloweb.com/portal_ediciones/139/portal_notas/3365-sarkozy-a-contramano-de-la-historia


IMÁGEN
Nicolás Sarkozy