El "Caso Odyssey" II. Junio de 2007


En el artículo anterior, vimos el origen del “caso Odyssey”, haciendo un recorrido durante el mes de mayo, con alguna referencia anterior.
En este artículo abordaré de la misma manera lo sucedido durante el mes de junio a través de las notas de prensa.

Habíamos dejado el caso con la denuncia del gobierno español a las autoridades judiciales de los tribunales estadounidenses, ante las evidencias claras presentadas –la fotografía que relacionaba el tesoro con un real de Carlos III, y el seguimiento presentado por Pipe Sarmiento sobre los movimientos del Odyssey en aguas españolas a través de satélite.
Habíamos nombrado también el supuesto colaboracionismo del gobierno británico con la empresa cazatesoros.

Continuaré, entonces, con la crónica para el mes de junio.

Dejando a un lado las noticias encontradas, que de alguna manera repiten lo ya comentado, encontramos como primera novedad la noticia de que un submarinista acusó al buque Odyssey de simular la recuperación de un tesoro en Gibraltar. El fín de ésto, según el experimentado submarinista, Roberto Mazzara -aunque con cierto historial sospechoso-, podría ser el de legalizar un tesoro expoliado ilegalmente en Florida. Según explicó “en Florida todos los cayos han sido declarados parque nacional y todos los pecios que hay hundidos ya no se pueden tocar y por eso los tesoros que recuperan ocultamente luego los tienen que legalizar e inventan que han localizado un barco ficticio sin que se pueda demostrar dónde”, o bien para que “suban sus acciones bursátilescomo ocurrió- declarando que han recuperado un tesoro que nunca ha existido”.
Como pruebas alegó que el real de Carlos III, era una moneda que nunca ha estado en el mar, “porque, si se acaban de sacar después de muchos años en el mar, están negras” y si se las somete a un tratamiento de electrolitos tampoco presentarían el aspecto que ofrecen; además de la inexistencia de pecios en esa zona que tuvieran “una carga de esa magnitud” ni de ese tipo. En este caso, para demostrar el expolio, el gobierno español debería encontrar el pecio en esa zona, ya que en caso contrario, no existiría delito. [1]

En cualquier caso, Odyssey ya había puesto a la venta las monedas recuperadas [2] a través de una página web específica -todavía podéis rellenar el cuestionario para solicitar información-, antes de dar información alguna sobre el origen del pecio, y con un proceso judicial abierto. Cuando se le preguntó por ésto, Odyssey lo negó, aún con la claridad con la que explica el objeto de su web: “Por favor enviarme información sobre adquirir monedas y los artefactos arqueológicos del proyecto del "Black Swan" (Cisne Negro) y de otros naufragios históricos” [3].
No existe relación entre los “productos” a la venta y el Cisne Negro, según aseguró Natja Igney, directora de comunicación de la Odyssey [4], y afirmó que “…no hay demanda, sino una acción civil en la que el Gobierno español, a través del abogado americano James Goold, recuerda que el contenido de cualquier buque con su bandera le pertenece legalmente”, según indica Gaceta Náutica, y reiterando la convicción de que según “…las leyes marítimas del Almirantazgo, el 90% del tesoro es suyo con independencia de que España pruebe la propiedad del pecio”. La misma fuente afirma que al ser sustraído en aguas españolas, “rige la Ley de Patrimonio española (y también la andaluza) y se debe aplicar el Código Penal en el apartado correspondiente a los delitos de expolio”, a lo que Odyssey sostiene manteniendo el origen atlántico del tesoro, “…próximo a la costa de Cornualles e incluso acepta que las monedas podrían haber sido acuñadas en España para sufragar las guerras de Flandes [2].

Por estos días, el gobierno español emprendió acciones legales más allá de los tribunales estadounidenses. Por fin se comenzaron a aplicar medidas que hace unos meses hubieran evitado más de un quebradero de cabeza.
La titular del juzgado número uno de la Línea de la Concepción (Cádiz) ordenó el apresamiento de los buques de Odyssey Marine -Odyssey Explorer y el Ocean Alert- atracados en el puerto de Gibraltar, en el momento que se adentrasen en aguas españolas. El objeto de la orden era llevarlos a un puerto español con el fin de registrar sus para intentar hallar algún indicio del, tan celosamente guardado secreto: el origen del Cisne Negro.
La ministra de Cultura, Carmen Calvo, criticó la “falta de transparencia” de Odyssey y señaló en el Congreso de los Diputados que cualquier actuación del Odyssey en el subsuelo marino español “ha sido ilegal”. [5]
Una vez emitida la orden de apresamiento, el ministerio de Cultura solicitó la colaboración de la Armada para llevar a cabo el apresamiento. Una acción conjunta entre los ministerios de Cultura y Defensa, autorizó a la Armada a llevar a cabo la colaboración con la Guardia Civil.
La ministra Carmen Calvo, también manifestó la solicitud realizada por el gobierno español a las enbajadas de Reino Unido y Estados Unidos para “que nos digan cuáles fueron los permisos aduaneros con los que despegó ese avión de Gibraltar”. [6]

El apresamiento fue llevado a cabo sobre los buques de Odyssey y el robot submarino ROV Hércules. Stemm, muy diplomático ante la orden de apresamiento, reaccionó diciendo: “No tenemos nada que esconder, y nos complace permitir que oficiales españoles y arqueólogos aborden nuestros barcos en cualquier momento”, añadiendo: “Como siempre hemos extendido una invitación al Gobierno español para que visite y observe las operaciones en nuestro barco, nos sorprende que alguien piense que se necesite una orden judicial para inspeccionarlos”, indicando que: “Siempre le hemos informado a la Guardia Civil sobre la naturaleza y programa de operaciones en aguas españolas y seguiremos haciéndolo en el futuro”. Aunque, según indica Bajoelagua, “Respecto a las declaraciones del representante del Odyssey, abiertos a una posible inspección del Gobierno español sin necesidad de que actúe la Guardia Civil, Calvo indicó que se les pidió información inmediatamente y no contestaron sobre las coordenadas marítimas exactas, la identificación del pecio y la carga concreta que se había extraído”.
La ministra solicitó en su comparecencia en el Senado que se actuara con prudencia e inteligencia no haciendo públicos más datos, confiando la continuación de las acciones legales llevadas a cabo contra la empresa caza tesoros. [7]

Probablemente, a Stemm le cambiara la cara al recibir noticias de Londres. La presión judicial, política y diplomática sobre las sospechas de que Odyssey haya abusado de la cobertura ofrecida por el gobierno británico tomó forma en un comunicado enviado a la Embajada en Madrid donde el gobierno británico solicitaba a Odyssey que revele a España el lugar del hallazgo y permita a expertos que identifiquen las monedas. La posición debería ser compatible con las registradas por la Guardia Civil y la Armada, que ya tenían casi completado el cerco sobre el posible lugar del expolio.
El Reino Unido, de alguna manera, compartiría el interés por conocer el origen del Cisne Negro. Según aseguró el gobierno británico, el contrato que mantiene con Odyssey en relación con la búsqueda del HMS Sussex “requiere que la empresa cumpla con las pertinentes normas arqueológicas internacionales” y precisó que este convenio “está sometido a una evaluación continua”. [8]

Después de esta noticia, al parecer, se hizo patente el nerviosismo despertado en Stemm. Su reacción fue bastante inesperada y poco creíble tomando como referencia la envergadura que estaba tomando el tema. Stemm declaró, nada menos, que los movimientos frente a la costa española eran parte de un juego organizado por Volvo para promocionar la película «Piratas del Caribe». El premio consistía en un Volvo y 50.000 dólares en monedas de oro que ganó la rusa Alena Zvereva. Según la noticia publicada en La Voz de Galicia, “Según las reglas del concurso, los participantes debían resolver varios enigmas por Internet hasta dar con las coordenadas exactas de dónde había sido enterrado el tesoro”. Stemm declaró que Odyssey “ha sido víctima de un malentendido ya que hasta la finalización del concurso no podía revelar la naturaleza de sus actividades en España” [9]. Esto, de alguna manera, encaja con la acusación de Roberto Mazzara [1], pero ¿cuál es la razón por la que una cuestión como la promoción de una película es capaz de llevarse hasta un posible conflicto internacional?
La explicación fue confirmada por Volvo, pero sigue sin explicar por qué la empresa no facilitó a tiempo la información de sus actividades –y sigue sin hacerlo-, tal y como se contempla en los tratados internacionales.

En otra noticia, de las mismas características, en este caso de ABC, se indica que Peter Janjbear, responsable de relaciones públicas de Volvo en Gotemburgo, declaró: “Hemos pedido a Odyssey que revele confidencialmente el lugar en el que lo escondió. Las autoridades de España ya conocen el punto exacto, nos consta”. A lo que Cultura reaccionó con sorpresa ante esta revelación: “Tal vez hayan informado a las autoridades portuarias, pero esa información ya no es relevante”.
También afirma que la Embajada británica desmintió las declaraciones que un empleado de Odyssey realizó a un diario de Hamburgo sobre la protección de la Royal Navy en 2005 ante el asedio de la Guardia Civil: “Rotundamente falso, jamás un soldado armado ha subido a los barcos de esta empresa y menos para protegerles de la Guardia Civil”. [10]

Posteriormente, Volvo hizo llegar un comunicado mediante el que parece eximirse de toda culpa en su relación con el “caso Odyssey”. En el comunicado, afirma que Greg Stemm no dijo la verdad cuando afirmó que todas sus actividades en aguas estaban relacionadas con el concurso: “Cualquier tipo de acción que no haya sido la específicamente acordada y cualquier explicación que Odyssey Marine Exploration haya podido dar relacionando a Volvo con esas actividades sería absolutamente incierta y no correspondería en modo alguno con la realidad” [11].
Todo esto, para el que no se haya perdido todavía, va tomando un cariz muy oscuro. ¿Lo de Volvo sería una coartada, o incluso lo de Mazzara?, ¿por qué Odyssey continúa sin revelar información?, ¿colaboró de una forma u otra el gobierno británico con Odyssey?... Quedan abiertos muchos interrogantes en esta historia que cada vez va tomando más pinta de culebrón.

Dejo para finalizar el capítulo del mes de junio -obviando los constantes ataques en ruedo político por parte del primer partido de la oposición en España- sobre esta crónica del “caso Odyssey”, la puesta en escena de otros grupos como Ecologistas en Acción, con su propuesta al gobierno de recuperar lo expoliado por Odyssey, y emplearlos en la realización de proyectos de ayuda al desarrollo entre las comunidades indígenas de América Latina, a los que consideran “sus legítimos propietarios”, además de solicitar a la Fiscalía de Medio Ambiente “que investigue el comportamiento de las autoridades españolas en relación con los tesoros expoliados en el Mar de Alborán” [12]. Ésto adelantará próximas reivindicaciones que veremos posteriormente.
Por otro lado, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a través de Miguel Oriol propuso iniciar un ambicioso plan de recuperación de pecios sobre las costas españolas con la colaboración de la Armada, con el objeto de tener un control y conocimiento desde las instituciones españolas de los restos arqueológicos de sus costas, evitando así un nuevo caso de expolio, además de suponer un gran avance en el estudio arqueológico. [13]

Haciendo un breve resumen final, como en el capítulo de mayo de 2007:
Comienza el mes con la acusación de un submarinista sobre la falsedad de la recuperación del tesoro.
Odyssey abre una web donde ofrece la adquisición de material arqueológico del Cisne Negro.
El gobierno español emite una orden y captura los buques de Odyssey Marine.
El gobierno británico insta a Odyssey que revele información sobre el hallazgo.
Stemm, por fin revela información: todo ha sido un juego, involucrando a la empresa Volvo, que posteriormente declara que Odyssey no dijo la verdad sobre sus operaciones.

FUENTES

[1] EFE. Un experto submarinista acusa al buque Odyssey de simular la recuperación de un tesoro en Gibraltar como montaje [en línea]. [España]: 20 minutos, 2007 [Consulta: 03/06/2007] http://www.20minutos.es/noticia/242542/0/Odissey/tesoro/falso/

[2] MIRÓ, José Luis. Odyssey ya vende las monedas del tesoro expoliado en España [en línea]. [ Palma de Mallorca]: Gaceta Náutica, 2007 [Consulta: 04/06/2007] http://www.diarioderegatas.com/basic/basic/estilos/index.php?contenido_pagina_defecto=../../index.php&contenido_servicio_tabla=template_noticia_detalle&contenido_show_table_id=73&nocache=1933

[3] [s.n.]. Cuestionario adquisición [en línea]. [Tampa]: Odyssey Marine Exploration, 2007 [Consulta: 05/06/2007] http://www.blackswanshipwreck.com/catReq_Spanish.asp?srccode=

[4] EFE. Odyssey niega que tenga a la venta en Internet monedas de tesoro submarino. [España]: Terra, 2007 [Consulta: 05/06/2007] http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/odyssey_internet_niega_tenga_venta_1622903.htm

[5] EUROPA PRESS. Al abordaje de los barcos de Odyssey [en línea]. [Cádiz]: La Verdad, 2007 [Consulta: 06/06/2007] http://www.laverdad.es/murcia/prensa/20070606/sociedad/abordaje-barcos-odyssey_20070606.html

[6] EFE. Cultura pide la colaboración de la Armada en caso de que se aprese a dos buques de Odyssey [en línea]. [Granada]: Heraldo de Aragón, 2007 [Consulta: 06/06/2007] http://www.heraldo.es/heraldo.html?noticia=200759

[7] [s.n.]. Retiran el robot submarino y material del Odyssey Explorer [en línea]. [s.l.]: Bajoelagua, 2007 [Consulta: 07/06/2007] http://www.bajoelagua.com/articulos/noticias-buceo/retiran-robot-submarino-odyssey-explorer_2999.htm

[8] GARCÍA CALERO, Jesús. Odyssey, contra las cuerdas al pedir Londres que revele el lugar del tesoro [en línea]. [Madrid]: ABC, 2007 [Consulta: 16/06/2007] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-16-06-2007/abc/Cultura/odyssey-contra-las-cuerdas-al-pedir-londres-que-revele-el-lugar-del-tesoro_1633724904269.html

[9] LÓPEZ, Tatiana. Odyssey dice ahora que buscaba un tesoro de mentira [en línea]. [Washington]: La Voz de Galicia, 2007 [Consulta: 27/06/2007] http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2007/06/22/5921078.shtml

[10] GARCÍA CALERO, Jesús. Odyssey achaca a Volvo el secretismo de sus movimientos en aguas españolas [en línea]. [Madrid]: ABC, 2007 [Consulta: 23/06/2007] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-23-06-2007/abc/Cultura/odyssey-achaca-a-volvo-el-secretismo-de-sus-movimientos-en-aguas-espa%C3%B1olas_1633869124514.html

[11] [s.n.]. Volvo afirma que Odyssey no dijo la verdad sobre su actividad en aguas españolas [en línea]. [Madrid]: ABC, 2007 [Consulta: 28/06/2007] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-28-06-2007/abc/Cultura/volvo-afirma-que-odyssey-no-dijo-la-verdad-sobre-su-actividad-en-aguas-espa%F1olas_1633963478762.html

[12] MAR. Los tesoros expoliados en el Mar de Alboran para ayuda al desarrollo [en línea]. [s.l.] Ecologistas en Acción, 2007 [Consulta: 12/06/2007] http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article8454

[13] GARCÍA CALERO, Jesús. Bellas Artes pedirá al Gobierno que la Armada extraiga los pecios españoles [en línea]. [Madrid]: ABC, 2007 [Cosulta: 26/06/2007] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-26-06-2007/abc/Cultura/bellas-artes-pedira-al-gobierno-que-la-armada-extraiga-los-pecios-espa%F1oles_1633922762105.html

IMÁGENES

Estrecho de Gibraltar y mar de Alborán
ALPHAX. Strait of Gibraltar (Morocco and border of Spain as seen from STS-59), image rotated by 90 degree [en línea]. [s.l.] Wikipedia, 2006 [Consulta: 21/10/2007] http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Strait_of_gibraltar.jpg

EFE. La ministra Calvo, junto a Manuel Chaves [en línea]. [Granada]: Heraldo de Aragón, 2007 [Consulta: 21/10/2007] http://www.heraldo.es/heraldo.html?noticia=200759

Cartel de Piratas del Caribe III
[s.n.]. Piratas del Caribe III [en línea]. [Colombia]: FMMAX, 2007 [Consulta: 21/10/2007] http://www.fmmax.cl/v.2/index.php?option=com_content&task=view&id=22&Itemid=1