"La Toma" (2004)




Título:
The Take
Dirección: Avi Lewis, Naomi Klein
Año: 2004
Nacionalidad: Canadá
Género: Documental
Duración: 83 min.

La Toma, nos muestra una de las soluciones espontáneas de lucha contra el sistema. Se trata de adoptar una solución que pasa por el reclamo de empresas paradas por los ex trabajadores de las mismas, con el fín de convertirlas en cooperativas autogestionadas. Ésta recuperación permite, a través del movimiento de los trabajadores, que continúen produciendo y se conviertan de nuevo en el medio de vida de aquellos afectados por el cierre a causa de la baja rentabilidad aprecidad por sus anteriores dueños.

La película-documental nos muestra distintos casos y distintos finales de proyectos de recuperación y cooperativización de empresas, así como las distintas posturas de los políticos argentinos ante el fenómeno.

El fín de esta entrada es poder observar este movimiento de respuesta a una situación provocada por los fallos en las "recetas" de política económica del FMI que llevó a la crisis argentina. Para no ofrecer una visión sesgada sobre el proceso, he considerado conveniente mostrar a continuación un comunicado, publicado en la web del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, que muestra la postura oficial del movimiento respecto a La Toma.

"LA TOMA" NO REFLEJA LA REALIDAD DE LAS FÁBRICAS RECUPERADAS EN ARGENTINA
Martes 20 de abril de 2004.

Desde el Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores queremos hacer pública nuestra total oposición al documental que se está estrenando en la Argentina: "LA TOMA", producido y dirigido por los canadienses Naomi Klein y Avi Lewis . Por la experiencia adquirida participando activamente en la recuperación, puesta en funcionamiento y consolidación de más de 60 fábricas en todo el país.

La Toma es un film que se promociona como "un documental que narra la lucha de las fábricas recuperadas por sus trabajadores", pero en realidad es un claro testimonio del carácter ilegal que pueden llegar a tener algunos conflictos, lo que puede resultar muy peligroso para todo el conjunto de las fábricas recuperadas que no nos vemos representadas por dicho documental. No es un documental argentino.

Ya desde el título podemos ver una de las razones por las cuales los trabajadores que están en su fábrica son posteriormente desalojados o viven en estado de tensión permanente rogando que ese momento nunca llegue.

Ocupar o tomar un espacio configura el delito de usurpación, lo que inevitablemente ante la denuncia del dueño del lugar, obliga al juez o fiscal a librar una orden de desalojo contra los trabajadores. Lo único que evita el desalojo es la ley de expropiación, creada por este Movimiento de Fábricas Recuperadas.

Estamos de acuerdo con que hay que cambiar la legislación -hemos elaborado un proyecto de reforma de la ley de concursos y quiebras-, pero mientras tanto hay que abrir camino entre las actuales normas legales y judiciales. El artículo 14 bis de la Constitución Nacional ampara a los trabajadores a permanecer en los puestos de trabajo ejerciendo el derecho a huelga.

Lamentamos que se quiera utilizar la recuperación de fábricas para una acción política internacionalista dentro de la lucha de clases antiglobalizadora con un claro matiz ideológico marxista y ,desde esta mirada de materialismo dialéctico, es visto todo este proceso.

Desde este Movimiento no estamos de acuerdo ni con el Título LA TOMA, ni con la consigna OCUPAR, RESISTIR Y PRODUCIR, ni con el guión de la película.

Nada tuvo que ver la situación política para que un grupo de trabajadores, como lo fueron los pioneros de la fábrica GIP METAL S.R.L. actualmente Cooperativa de Trabajo Unión y Fuerza quienes en agosto del año 2000, comenzaran este proceso de recuperar el trabajo desde Avellaneda.

Solo se necesitó la firme convicción de sentirse artífices de su propio destino y se buscó la colaboración del Estado Municipal y Provincial, a través de los concejales, el Intendente, los diputados y senadores provinciales junto al gobernador de la Provincia de Buenos Aires que tomaron la decisión política de ayudar a los trabajadores para que salga la primera Ley de Expropiación el 28 de diciembre de 2000.

Desde este Movimiento estamos agradecidos a todos los funcionarios públicos de todo el territorio Argentino por que más allá de su color político y de la situación de emergencia están colaborado con la recuperación de las fábricas.

Sentimos que se nos faltó el respeto a todos los Argentinos y a los trabajadores de las fábricas recuperadas en particular porque han mezclado el proceso político y la devacle económica con nuestro esfuerzo.

Se quiere poner a toda la dirigencia política en la misma bolsa, a los jueces y al Presidente de la Nación Argentina Dr. Néstor Kirchner, mostrando como que los argentinos somos tontos porque mayoritariamente lo eligieron para que administre los destinos de nuestro país; intentan mostrar que todo va a seguir igual por que el presidente firmó un acuerdo con el F.M.I, para no aumentar el estado de cesación de pagos.

Sabemos que el Presidente de todos los Argentinos ha instruido a los funcionarios Nacionales para que apoyen a las Cooperativas de Trabajo que recuperaron fábricas en todo el país.

Así también la mayoría de los jueces de la República Argentina que colaboran activamente dentro del marco normativo para reabrir las fábricas.

Sin lugar a dudas la Doctora Adela Fernández es una de ellas como la Dra. Matilde Ballerini, el Dr. Atilio Gonzalez, Dr. Germán Páez Castañeda, Dr. Juan Manuel Gutiérrez Cabello, el Dr. Fernando Ottolenghi, Dra. Norma Di Notto, el Dr. Angel Oscar Salas, el Dr. Juan José Dieuziede, Dr. Juan Roberto Gariboto, la Dra. Julia Villanueva, de Córdoba la Dra. Beatriz Mansilla de Mosquera. Para solo nombrar a algunos de los jueces que actuaron en concursos o quiebras.

El documental tiene graves errores de diagnóstico de la realidad social Argentina.

Quieren mostrar a la Doctora Adela Fernández del Juzgado Nacional de 1º Instancia en lo Comercial Nº 18 en una posición dura contra los Trabajadores y la realidad es todo lo contrario.

Además de cometer un grave delito de grabar una conversación en el despacho de la jueza junto al secretario y a la sindicatura, en una audiencia. Este es otro acto fraudulento que repudiamos absolutamente.

Ella ha apoyado a los trabajadores de Forja San Martín y a otros como el frigorífico Yaguané y a los de Sánchez Gas S. A. actualmente COOTRAGAS, quienes tienen la tenencia precaria otorgada por esta misma Jueza.

Entrando en las historias que se cuentan, el personaje ERNESTO "LALO" PARET fue expulsado de la fábrica Forja San Martín por los trabajadores reunidos en Asamblea debido a que este señor les quiso traer a los gerentes de la ex Zanello actualmente PAUNY S.A. para gerenciar la fábrica, les decían que los trabajadores se encarguen de trabajar que iban a cobrar un sueldito y ellos se ocuparían de la administración y la comercialización. (PAUNI)

Esto se repitió en otras dos oportunidades a través de otro empresario y luego de la Universidad de San Martín la que se puso para administrar un crédito de $ 100.000 que supuestamente era para la fábrica, pero que en realidad no lo era, cosa que también rechazaron los trabajadores junto a la expulsión de este "personaje" que nunca fue trabajador de Forja San Martín.

El MNFRT es el iniciador de este proceso que lleva ya cuatro años, existen otros que lo quieren tergiversar para saciar apetencias personales, otros, para saciar intereses políticos.

Le faltan el respeto a las tradiciones e historia de los Argentinos.

Aquí somos un pueblo que ha vivido grandes luchas por la Liberación Nacional, no necesitamos que los intelectuales extranjeros nos vengan a decir a quien tenemos que votar ó que debemos hacer ó si lo hicimos mal.

El pueblo argentino puede ser que no sepa a quien votar pero sabe bien a quien no votar. Por ejemplo a los partidos políticos con ideologías que impulsan el discurso que ustedes mandan a través de este documental, como lo son el de ocupar las fábricas, de imponer la lucha de clases para que las fábricas queden Bajo Control Obrero; esos partidos no superaron el 2% de los votos a nivel nacional en la última elección.

Tenemos el ejemplo de los trabajadores de la textil Brukman que fueron orientados por las consignas: Ocupar, Resistir y Producir o Brukman Bajo Control Obrero. El resultado es el desalojo violento del 18 de Abril y la represión del 2l, luego estuvieron 8 meses en la carpa hasta que se cambió la estrategia y el 29 de diciembre volvieron a su fábrica triunfantes y hoy se encuentran en pleno trabajo.

Como el documental deja poco en base a lo que viven los compañeros en la recuperación de las fábricas porque inesperadamente introduce las elecciones nacionales, realiza un documental político que no refleja en nada ese gran desafio de poner a funcionar las fábricas dentro del Estado de Derecho y de la Constitución Nacional.

Además dentro de la distorsión se suma que presentan a la Cooperativa de Trabajo Vieytes Limitada, ex Ghelco como si estuviera Bajo Control Obrero y la realidad es que es una Cooperativa de Trabajo, lo mismo ocurre con: Forja San Martín, Coopertiva de Trabajo 18 de Diciembre, (ex Brukman) y la Cooperativa de Trabajo Astillero Navales Unidos, (ex Sanym S.A.)

La única fábrica Bajo Control Obrero es Zanón de Neuquén y no es representativa de las más de 100 fábricas recuperadas a través de Cooperativas de Trabajo.

El Control Obrero se suma al planteo teórico de la estatización, también postulado por amplios sectores de los partidos de izquierda, por eso debe ser que el único diputado que habla es Luis Zamora creador del (MAS) Movimiento al Socialismo y ahora de Autodeterminación y Libertad, jamás lo vimos recuperando fábricas.

El Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores quiere dejar en claro su total oposición al documental La Toma de Avi Lewis y Naomi Klein por todo lo expuesto.
Por otro lado, también podeis leer una entrevista realizada a Avi Lewis y Naomi Klein respecto a su trabajo:

–¿Por qué decidieron mostrar las fábricas recuperadas?

Naomi Klein: –En realidad no lo decidimos. No vinimos aquí con una tesis, sólo llegamos después de los acontecimientos del 19 y 20 de diciembre a ver lo que ocurría. La idea del film fue mostrar alternativas económicas frente a la globalización neoliberal, pero era obvio que el proceso de recuperación de fábricas era la más concreta articulación histórica.

Avi Lewis: –Argentina ofrece una respuesta a la movilidad del espiral económico. La economía globalizada mueve su dinero de país en país. Aquí se dijo “OK, si quieren irse pueden hacerlo, pero nosotros nos quedaremos con la fábrica”. A un obrero canadiense no se le hubiese ocurrido. Aquí hubo un protagonismo, la gente articuló con el lugar, con lo que hacía, con el modelo. La ciudad tiene una clara idea del lugar que ocupa.

–¿No hay otros ejemplos en el mundo?

A. L.: –En Flint, Michigan, la General Motors cerró su fábrica y todo se vio como una tragedia. Aquí, el caso de Forja de San Martín, que es central en la película, muestra que el trabajo puede ser recuperado.

N. K.: –Cuando hice la investigación para No logo, el comentario generalizado alrededor del mundo era que si los trabajadores se organizaban y resistían, las empresas rescindirían los contratos y se irían a China o Taiwan. Cuando visité Brukman, entendí que había otra respuesta: “Que se vayan, nos quedamos con las máquinas”. Creemos que la forma en que se articuló es nueva. De un modo, se hizo política de vanguardia.

–Se discute también una concepción de sociedad...

N. K.: –Una vez que se pasa la idea inicial, vienen discusiones sobre lo público y lo privado, sobre lo moral, sobre lo legal. Esa es una teorización que sale después de recuperar la fábrica, pero lo primero es la recuperación.

A. L.: –No hicimos este documental sólo para que se vea en Argentina, sino para mostrarlo afuera. Nadie sabe en el exterior lo que pasa y lo que pasó realmente en Argentina. Lo que queríamos ver, con el film, es cómo la gente cambia durante la recuperación. Nuestro público está básicamente en Canadá, Estados Unidos y Europa. Vamos a ver qué sucede con eso.

N. K.: –Sería bueno que el movimiento de fábricas recuperadas se convierta en un fenómeno global. Aunque suena poco probable, me gustaría que se copiara en Irak, o con las industrias que se tiran abajo alrededor del mundo. Las comunidades pueden encontrar sus soluciones, creo que es una idea que la gente puede usar, dependiendo de su cultura en cada país.

–¿Qué lugar que ocupa el caso Argentina en el movimiento antiglobalización?

N. K: –El movimiento es siempre un fantasma. A veces es más claro, otras más oscuro. Hay mucha energía puesta contra la guerra en Irak y hubo transformaciones en América latina, un rechazo a la neoliberalización muy importante. Hubo un cambio político en Argentina, Brasil, Bolivia; creo que el movimiento ya pasó su etapa adolescente. Lo curioso es que aquí, con el apoyo que recibe Néstor Kirchner, se ha revalorizado el rol que tiene que jugar el Estado...

A. L.: –Kirchner criticó mucho al FMI y al modelo menemista, pero realmente no hizo todavía nada para apoyar a las fábricas recuperadas.

–¿Cuál puede ser el aporte del film?

A. L.: –Aquí se está hablando mucho de la seguridad, de los secuestros, pero la solución a la violencia social no es crear cárceles, es crear fábricas. Hay una gran distracción, sectores que quieren capitalizar la tragedia para imponer una lógica menemista. La solución está en experiencias concretas como Forja.

–¿Cuál es el momento actual del movimiento antiglobalización?

N. K.: –Está más disperso y se volvió más específico para resolver problemas locales. Hubo un momento en que la gente se unió. Lo que pasó en Seattle, en Génova hoy no se ve tan claro. Pero toda la fuerza está puesta contra la guerra en Irak. La represión es cada vez más fuerte. Lo que pasó en Miami fue increíble, pero no sirvió para detener la oposición, igualmente se colapsó la reunión de ministros sobre el ALCA. Lo que está pasando en Irak es tan desastroso... están yendo demasiado rápido, demasiado lejos. Hicieron en unos meses lo que en Argentina tardaron 30 años. Esto comenzó en 1973 con el golpe a Salvador Allende y tiene su punto extremo en la guerra de Irak: es la imposición del neoliberalismo con una brutalidad impresionante. Irak es el capítulo final de un proceso, un nuevo modo de imponer un modelo.

–¿Pero hacia dónde va Irak?

A. L.: –Es lo que intentamos mostrar con La toma: ¿dónde terminan los procesos globalizadores y cuál es la respuesta? Porque los proyectos vienen juntos, eso hace que los movimientos también se junten en todo el mundo. O, como alguien nos dijo aquí mientras hacíamos el documental: Argentina no se está globalizando; el mundo se está argentinizando.

FUENTES
LEWIS, Avi y KLEIN, Naomi.
La Toma [en línea]. [Canadá]: Barna-Alper Productions y National Film Board of Canada, 2004 [Consulta: 18/09/2007] http://video.google.com/videoplay?docid=-6939956197822128063&q=globalizaci%C3%B3n&total=425&start=130&num=10&so=0&type=search&plindex=6

[s.n.].
"La Toma" no refleja la realidad de las fábricas recuperadas en Argentina [en línea]. [Buenos Aires?]: Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, 2004. [Consulta: 18/09/2007] http://www.fabricasrecuperadas.org.ar/article.php3?id_article=49

[s.n.]. Aquí hay respuestas a la globalización [en línea]. [España]: Rebelión, 2004. [Consulta: 18/09/2007] http://www.rebelion.org/cultura/040421nk.htm

IMÁGENES
[s.n.]. Socialismo, afano y andá a cantarle a Gardel [en línea]. [Argentina]: No me parece, 2006. [Consulta: 19/09/2007] http://nomeparece.wordpress.com/2006/06/20/

[s.n.]. The Take (Avi Lewis, Naomi Klein) [en línea]. [Canadá]: ONF-NFB, 2004. [Consulta: 19/09/2007]http://www.onf.ca/collection/films/fiche/?id=51363&v=h&lg=en&exp=$%7bthe%7d%2520AND%2520$%7btake%7d


Artículos relacionados
La Globalización
(Ver documentales, sección Globalización)


3 comentarios:

Anguloscuro dijo...

Interesantísimo y documentado artículo, como siempre.

Me quedo con la frase de la trabajodora textil: Para el patrón las cuentas son muy complejas. Para los trabajadores son bien sencilas: sumas y restas.

Un cordial saludo.

Alberto dijo...

A ver si lo entiendo, La comision no quiere que se les vincule con ninguna ideologia politica no?

Víctor Vela dijo...

Gracias anguloscuro, a mí también me ha llamado mucho la atención esa frase de la trabajadora de Brukman.

Creo que así es alberto. No he leído excesivamente sobre el tema, pero supongo que la actitud ante el no encuadramiento con ninguna fuerza política de los artífices de este fenómeno en Argentina, puede venir dado por los inconvenientes del partidismo ala hora de la consecución de peticiones, por la heterogeneidad ideológica de los trabajadores o por el simple desengaño ante la clase política.