Tartessos pudo no ser una cultura indígena


Tras la lectura de la noticia comentada en varios de los blogs que visito habitualmente, como En el ángulo oscuro, Noticias de Historia Antigua ó Historia Clásica, yo no voy a ser menos y paso a comentar la noticia.

Al parecer el equipo de arqueólogos que trabajan en el yacimiento de El Carambolo, Alvaro Fernández Flores y Araceli Rodríguez han presentado la publicación de su trabajo con el libro que lleva el sugerente título de Tartessos desvelado: Origen y ocaso de Tartessos (Almuzara. Córdoba. 2007)
El propio autor, indica que "no es un libro más sobre Tartessos, sino que constituye un aporte básico tanto a nivel de divulgación, como a nivel científico para especialistas, aunque en una versión 'ligth'".

Las conclusiones a las que han llegado es que la génesis de Tartessos se encuentra en la colonización fenicia y en su evolución y expansión durante al menos tres siglos. "La mezcolanza entre fenicios y griegos dio lugar a esta civilización, a la que podemos calificar como urbana".

Según ABC, Fernández Flores destacó que la cultura material de estas gentes se caracterizaba por su impronta orientalizante, fruto de la evolución in situ de la tecnología, arquitectura o arte que importaron las colonias establecidas en esta zona por los fenicios.
En esta línea, apuntó que dicho trabajo analiza las fuentes históricas en las que se fundamenta la cultura tartésica, al tiempo que insistió en que antes del descubrimiento de este yacimiento, hace 50 años, "sólo se conocía esta civilización a través de las fuentes literarias". No obstante, según dijo, "ahora las cerámicas y los restos óseos nos van a definir la cultura tartésica".

Fernández Flores también resaltó que tras el estudio de estos restos arqueológicos, se ha demostrado que Tartessos fue una civilización de carácter agropastoril y que llegaron por mar desde la costa sirio-palestina, a partir de la cual fueron fundando colonias costeras.

"Si no pone un punto y final a los estudios sobre Tartessos, Tartessos desvelado sí pone un punto rotundo a una cuestión" que ha dado alas a algunas imaginaciones desmesuradas, dice el editor de la editorial Almuzara, David González.

El estudio abre de nuevo el debate sobre el origen extraibérico de Tartessos, defendido durante muchos años por Schulten aunque con otros postulados.
Hasta ahora la tendencia mas aceptada era la de la autoctonía de la cultura tartésica que habría desarrollado unos usos más avanzados que otros pueblos indígenas a través de la aculturación orientalizante por el contacto fenicio.
La verdad es que esta no es mi especialidad, y ni siquiera he leído la publicación, pero si nos fiamos de lo que dice la prensa, respecto a que Tartessos NO fue una civilización indígena, cabría preguntarse, por ejemplo, por qué no guarda similitudes como las que tienen entre sí las demás colonias púnicas conocidas de la Península Ibérica.
Sería interesante leer el libro.

IMÁGEN
Fotografía del yacimiento de El Carambolo (Camas, Sevilla)