La Cincomarzada en Zaragoza. Una celebración mal conocida.

Hoy día 5 de marzo, se celebra en Zaragoza la festividad de la Cincomarzada. Desde que tengo uso de razón esta festividad ha servido de motivo de encuentro de los zaragozanos, en el parque del Tío Jorge, para pasar una jornada al aire libre en un ambiente festivo en el que se dan cita las peñas, partidos, sindicatos y asociaciones de diversos tipos y cualquier vecino que quisiera pasar este día en un "ambiente campestre".
Entre los que se dan cita abundan las organizaciones de índole contraria a la dictadura
franquista
y, en especial, cientos de jóvenes que celebran eufóricamente su
propio homenaje etílico a la cincomarzada. Ahora bién, si nos ponemos en la piel de cualquier foráneo -respecto a la ciudad- o incluso, de la gran mayoría de los zaragozanos allí presentes, me atrevería a decir con escaso riesgo a equivocarme, que pocos saben exactamente lo que allí se celebra.

La jornada del 5 de Marzo en Zaragoza, ha perdido su original significado. Posiblemente esto sucedió durante los casi 40 años de dictadura que sufrió España -pero podríamos retrasar su progresivo olvido a etapas anteriores como expondré más adelante-. En esta etapa de la historia, los zaragozanos vieron suspendida esta celebración que se llevaba dando cita desde 1838. Es de suponer que el general Franco suspendió el festejo para no herir los sentimientos del apoyo que tuvo en el Requeté, durante la mayor parte de la dictadura. Renombró la calle 5 de Marzo por Requeté Aragonés.
Tras el fín del régimen franquista, Ramón Saínz de Baranda -alcalde de Zaragoza entre 1979 y 1986- recuperó para los zaragozanos el nombre de la calle 5 de Marzo en 1979 y esta festividad en 1981, pero ya habiendo perdido su motivo original. Se celebró más -y se sigue celebrando en los años siguientes- la libertad respecto al yugo franquista. Proliferarán los símbolos prohibidos durante el franquismo ondeando la Tricolor, enseñas cenetistas, comunistas o estreladas aragonesas en un ambiente de jolgorio amenizado por las charangas y los peñistas.
Estos aditivos a la fiesta de la cincomarzada, maquillan el verdadero origen de la celebración.

El original motivo de la celebración, para nada hay que identificarlo con símbolos internacionalistas, ni siquiera aragonesistas, la cincomarzada es una celebración patriótica y llegando más lejos, localista, reduciéndose a la propia ciudad.Lo que se celebra fue el siguiente suceso:


En la madrugada entre el 4 y el 5 de marzo de 1838 -en el contexto de la I Guerra Carlista- las tropas carlistas del general Cabañero compuestas de unos 2.800 infantes y 300 efectivos de caballería, sobrepasaron la muralla que protegía Zaragoza y se establecieron en el barrio cercano a la Puerta del Carmen. El ansia carlista por la consecución de una capital fuerte, sería probablemente el empujón que llevaría a Cabañero a tan arriesgada empresa a estas alturas de la guerra, ya que ante la resistencia de las ciudades fieles a la regente, en las zonas de influencia carlista, sólamente habían tenido la posibilidad de establecer las capitales en zonas rurales: Estella, en la zona vasco-navarra y Morella, en el Maestrazgo. La conquista de Zaragoza constituiría un hecho que podría cambiar el curso de la guerra ante la posición estratégica que ofrecía la ciudad.
Las tropas fieles al pretendiente establecieron su base en la parroquia de San Pablo planeando las próximas operaciones para la toma de la ciudad. Pero rápidamente se vieron sorprendidas por la reacción de los zaragozanos, que unidos a la Milicia Nacional y a las tr
opas regulares formaron un numeroso conglomerado popular y militar que, en desigual batalla y con haciendo uso de tácticas guerrilleras, lograron expulsar a los efectivos carlistas establecidos en la capital aragonesa. Suponiendo un triunfo del gobierno liberal de la regencia de María Cristina de Borbón y de los zaragozanos -rememorando las gestas de la Guerra de la Independencia- frente al absolutismo monárquico representado por el pretendiente: el infante Don Carlos María Isidro, y el título de "Siempre Heróica" que ostentará Zaragoza con motivo de este hecho sumándose a los de "Muy Noble", "Muy Leal", "Muy Heroica", "Muy Benéfica" e "Inmortal".

También cab
e recordar que otro 5 de Marzo anterior, éste en 1820, fue la fecha de la proclamación de la Constitución de 1812 en la Plaza Mayor procediéndose a la elección de una Junta Superior del Reino, en el contexto de la sublevación de Riego que precederá al Trienio Liberal.

Por tanto, el origen de la fiesta es la conmemoración del triunfo de una Zaragoza leal al gobierno liberal consiguiendo la expulsión de los carlistas. Ahora demos un repaso a la evolución de la celebración.

Tras el fín de la I Guerra Carlista (1840), el Ayuntamiento constitucional de Zaragoza declaró festivo el aniversario del 5 de Marzo y lo conmemoró oficial y solemnemente.

En 1843, tras la caída de la regencia de Espartero, llegan al poder a los moderados del general Narváez desapareciendo la conmemoración oficial de la efeméride. Los zaragozanos, habituados a la celebración, deciden no renunciar a la misma y cada 5 de marzo comienza a pro
yectarse espontáneamente, y siempre extraoficialmente, como una salida colectiva al campo y a los alrededores de Zaragoza de gran número de ciudadanos, que acudían a la arboleda de Macanaz y a las orillas del Gállego bien provistos de yantares y bebidas. Este sería el origen de la tradición que se irá repitiendo durante muchas décadas.

Llegado el Bienio Progresita (1854-56), la jornada vuelve a ser celebrada oficialmente, y la ciudad vuelve a integrarse en la fiesta.

Posteriormente, tras la Revolución Gloriosa de 1868 y hasta 1874, el día será declarado fiesta cívica y particularmente celebrado por los medios oficiales.

Durante la etapa de la Restauración sigue siendo día festivo generalmente, y quedará asentada la costumbre de las salidas de los zaragozanos a los alrededores de la ciudad.

Entrado en
el siglo XX, el Cabezo Cortado, Buenavista, La Almozara, la Estación de Utrillas..., se añaden a los habituales lugares de celebración como consecuencia de la expansión de la ciudad hacia el sur: los tranvías se llenarán de excursionistas y el tío Toni -el legendario barquero del Ebro a orillas del Pilar- cruza el río sin descanso. La fiesta continuará durante el periodo dictatorial de Miguel Primo de Rivera que no supuso ningún corte.

El primer 5 de marzo republicano alcanzó tonos muy destacados. Será durante la I
I República, donde podemos econtrar el origen de la pérdida de la memoria histórica acerca del objeto de la celebración, la diferenciación social se traduce por los lugares sobre los que las distintas clases sociales muestran su preferencia y la cincomarzada, poco a poco va tomando un cariz político-ideológico propio de la situación de radicalización política.

Volviendo casi al punto de partida, nos encontramos la suspensión oficial del festejo el 4 de marzo de 1937 por un Ayuntamiento en zona franquista durante la Guerra Civil. La celebración quedará perdida hasta 1977, extraoficialmente, retomando los zaragozanos sus salidas al campo y, en 1981, con el comentado "rescate oficial" de la fiesta por Don Ramón Saínz de Baranda no sin ayuda de distintas asociaciones de vecinos y peñas. La fiesta será celebrada en el parque del Tío Jorge con relativa continuidad sobre el lugar.

Este año, las calderetas, ranchos, barras.. se trasladarán al parque de Oriente por motivo de las obras del citad
o parque del Tío Jorge y con la oposición de la FABZ.
Desde su recup
eración la celebración ha tenido enemigos en algunos vecinos próximos al parque del Tío Jorge, ante el lamentable estado en el que quedaba el parque tras el festejo. Este hecho, llevó al Ayuntamiento a debatir sobre alternativas en la ubicación de la celebración desde 1999, ante estas protestas continuadas a las que se suma el trágico suceso de 2006. Aún así, el fuerte tirón popular que tiene esta tradición hace pensar que el parque del Tío Jorge va a seguir siendo el escenario de la cincomarzada durante muchos años más.

Tras ésto, me permito analizar que a lo que ha llegado hoy día la cincomarzada es a la celebración de una tradición de merendar al aire libre más que a conmemorar una victoria bélica de una facción frente a otra en una guerra civil y la participación de grupos izquierdistas son una adesión reciente que poco tiene que ver con el origen real. Es importante que tal como en las últimas décadas se recuperan tradiciones como signos identitarios propios en una España que camina a convertirse en un Estado de Naciones, también es importante rescatar del olvido los por qués de esas tradiciones no dejando coja una estructura superior y más importante que sería una identidad de las distintas nacionalidades -si es eso lo que se pretende- para conseguir una sólida base fundamentada en la verdad histórica.


FUENTES
GEA
Nodo50
The House of Blogs
Wikipedia
Corporación aragonesa de radio y televisión

4 comentarios:

Adolfo dijo...

He llegado aquí de casualidad, saltando desde otro artículo, y desde la "enemiga" (sólo para algunos) tierra murciana. No conocía esta fiesta, pero te felicito por la exposición de "memoría histórica" que realizas. Un saludo.

Víctor Vela dijo...

Un abrazo para tí, adolfo y gracias por tu interés.

Chus dijo...

Desde el exilio madrileño, es un gusto traer un poco de Zaragoza a mi pantalla, y conocer de una manera tan completa, los orígenes de esta fiesta.
Muchas gracias
Saludos
Chus

Anónimo dijo...

Hola. Soy peruana y después de revizar información en distintas páginas del porque festejan "cincomarzada" recien encuentro un artículo que relata la razón con sustento histórico; es bueno saber que existe gente con un interés claro de hacer conocer su historia sobre todo si se pretende que Zaragoza sea la próxima ciudad de la cultura en Europa 2016.Gracias por compartir información.